¿Quién califica como experto en pandillas en los tribunales? Cuando los jóvenes son acusados ​​de delitos relacionados con pandillas, los especialistas que testifican casi siempre provienen de las fuerzas del orden. Un nuevo programa en California está trabajando para revertir eso.

| DESTACADO

Por Julie Reynolds Martinez 

Traducción: Gabriela González

Esta historia se publica conjuntamente con The Imprint.

En una  ceremonia  al aire libre con distancia social en el Sur de California en junio pasado, Danny Contreras usó un traje por tercera vez en su vida.

La primera vez fue en el año 2000, el día en que fue condenado a prisión siendo adolescente. Salió más de doce años después, y volvió a usar un traje por segunda vez como adulto, el día que se casó.

Usó este último traje como uno de los 10 hombres previamente encarcelados que fueron honrados por una destacada escuela de derecho por completar su capacitación para servir como “experto en pandillas” profesional en los tribunales penales.

“¿Qué significa O.G.?” Contreras preguntó al pequeño grupo reunido para la graduación. “¡Gángster Original!” gritó uno de los asistentes.

“Así que ahora podemos voltear eso, ¿verdad?” respondió Contreras. “Vamos a cambiar la narrativa. Seremos ‘Dadores de Oportunidades’”.

Ese día Sean Kennedy felicitó a Contreras y sus colegas, un ex defensor público federal que ahora es profesor en Derecho de la Facultad de Derecho de Loyola  en Los Ángeles y fundador del Colegio Forense Independiente de Expertos en Pandillas.

Kennedy había estado indignado durante décadas por leyes como la Ley STEP, que en 1988 aumentó drásticamente las penas para los presuntos pandilleros, tanto adultos como jóvenes. Su investigación muestra que el 92% de las personas encarceladas por cargos por estar en pandillas son personas de color, muchos de ellos privadas de las perspectivas de una vida renovada, pacífica y productiva.

Después de años de reflexionar sobre el asunto, Kennedy decidió hacer algo al respecto.

El año pasado, a través del Centro de Leyes y Políticas Juveniles  de la escuela, él inauguró el colegio de expertos en pandillas, que se cree que es el primer programa del país para capacitar a especialistas en tribunales como Contreras, que habían sido pandilleros en su juventud.

Los primeros 10 graduados de la universidad están capacitados para escribir informes de casos, testificar en los tribunales y, según una descripción del programa, explicar a los jueces y miembros del jurado “qué impulsa a los hombres y mujeres jóvenes a unirse a las pandillas, contrarrestando así una narrativa que ha permanecido en gran medida sin respuesta por parte de los expertos testigos que son abrumadoramente ex agentes del orden”. Los graduados también están capacitados para pedirles a los jueces y jurados que cuestionen más profundamente qué es y qué no es un delito “relacionado con pandillas”.

Hasta ahora, dijo Marisa Harris, abogada supervisora ​​de la Clínica de Inocencia Juvenil y Sentencias Justas en la Facultad de Derecho de Loyola , “la única narrativa disponible ha sido villanizar a personas de color, niños pequeños, como autores intelectuales criminales — no como niños perdidos que encuentran una identidad, buscando un sistema de apoyo.”

En la graduación de junio, Kennedy dijo a sus alumnos que esperaba que “corrigieran todos esos temas sensacionalistas sobre las pandillas que hemos absorbido en esta cultura”.

Enlarge

PartialClassof2021-1
Contreras, segundo desde la izquierda, con cinco compañeros de la clase de 2021 el día de la graduación. | Foto proporcionada por Danny Contreras

‘Relacionado con pandillas’

Al crecer en el Área de la Bahía de San Francisco, Contreras era como muchos adolescentes que buscan ser aceptados en las pandillas juveniles. Él y sus amigos incluso comenzaron una propia cuando se mudó a otra ciudad.

Tenía 17 años y vivía en Paso Robles cuando él y un amigo participaron en una pelea entre “blancos y mexicanos”, como él lo expresó. Esto no fue una pelea de pandillas, sino una pelea de adolescentes, dijo. Las consecuencias fueron fatales: Un joven murió a causa de las puñaladas.

Contreras dijo que cree que los fiscales sabían que él no era el asesino, pero las leyes de “conspiración” de pandillas les permitieron responsabilizarlo por el asesinato. Fue acusado como adulto de asesinato en primer grado con cargos adicionales por estar en pandillas.

El fiscal de distrito del Condado de San Luis Obispo usó el graffiti en la ciudad, el color de una mochila vieja y una pieza de arte religioso que había obtenido de un hombre encarcelado como evidencia para demostrar que él estaba involucrado en pandillas.

Nada de esto probó que la pelea en sí estuviera relacionada con pandillas. Pero no hubo ningún experto en la corte que argumentara lo contrario: “Eso es lo que hizo que el cargo se mantuviera”, dijo Contreras.

Los fiscales se han basado durante mucho tiempo en las leyes contra la violencia juvenil y los cargos por estar en pandillas para argumentar que los jóvenes se involucran en la violencia para reforzar su estatus en los grupos criminales. Los abogados defensores dicen que la determinación de que un delito está “relacionado con pandillas” puede agregar años a la sentencia de un joven e incluso hacerlo responsable de las acciones de otro joven.

Para reforzar este argumento, los fiscales contratan a sus propios expertos en pandillas para que testifiquen ante el tribunal, casi siempre con experiencia en el cumplimiento de la ley. Los abogados defensores, por el contrario, no han tenido sus propios expertos comparables para testificar sobre lo que realmente significa la participación en pandillas en un caso individual, o para hablar con autoridad sobre si el crimen en cuestión estaba de hecho relacionado con pandillas.

Cuando se lanzó el programa de la Facultad de Derecho de Loyola, Harris y sus colegas buscaron algún proceso de certificación estándar para testigos expertos en los tribunales de California, pero no encontraron ninguno. Cuando interrogaron al Tribunal Superior del Condado de Los Ángeles, que mantiene su propia lista de expertos en pandillas calificados para testificar, se sintieron aún más perturbados.

“Casi todos eran agentes de la ley y testificaron para la fiscalía”, dijo Harris. “Hasta ahora, ha habido muy pocos expertos en pandillas que trabajen para la defensa”.

Y en las raras ocasiones en que los defensores públicos contratan expertos, dijo, tienden a ser académicos, no personas con experiencia en la calle, “personas que realmente vivieron la vida”.

Enlarge

Thelander-makes-a-point-to-Huggins-1

El abogado Gary Thelander, a la izquierda, y el investigador de defensa James Huggins. | Foto de Greg Pio

‘Somos los expertos’

Al enfrentarse a 28 años de cadena perpetua, dijo Contreras, había “mucha presión para llegar a un acuerdo”. Lo hizo, alegando homicidio involuntario más el cargo de estar involucrado en pandillas. Y a los 17 años, fue sentenciado en un tribunal del centro de California a 14 años de prisión para adultos.

“Si hubiera tenido un experto en mi caso, podría haber sido diferente”, dice ahora.

Contreras  se graduó de un colegio comunitario mientras estaba en prisión y, después de salir en libertad condicional en junio de 2011, obtuvo una licenciatura en psicología de la Universidad William Jessup, una escuela cristiana con sede en Rocklin, California.

Para 2020, tuvo una carrera exitosa supervisando programas de tratamiento de drogas para el Condado de Santa Cruz cuando se enteró del incipiente programa de seis semanas en la Facultad de Derecho de Loyola. Intrigado y recordando su propia experiencia como menor, decidió postularse.

“Lo que me atrajo fue que puedo identificarme con ser joven y arrestado por asesinato e involucramiento en las pandillas”, dijo. Además, podría conservar su trabajo y asistir de forma remota debido al cierre del estado por el COVID-19.

Contreras era el único estudiante del Norte de California — el resto eran de la región de Los Ángeles. La mayoría, a diferencia de Contreras, había cumplido sentencias de cadena perpetua. Uno incluso había sido un ex compañero de celda. Cuando comenzó la capacitación, todos tenían trabajos en el campo del trabajo social y tenían una amplia experiencia asesorando a jóvenes involucrados en pandillas.

Cada estudiante fue asignado a un abogado durante toda la clase. Contreras participó en juicios simulados y aprendió a armar un currículum especializado. Él y sus compañeros aportaron ideas cuando se les presentaron transcripciones de juicios de casos reales, a menudo sorprendiendo a los experimentados abogados defensores con sus respuestas creativas.

“Nos dieron las herramientas para estar mejor preparados. No estamos simplemente testificando para desacreditar creencias y argumentos sin escrúpulos”, dijo. Por ejemplo, si un joven en realidad está involucrado en una pandilla, él y sus compañeros de clase podrían preguntar: “¿Cuáles son los factores atenuantes?”

También aprendieron a no tener miedo de responder preguntas directas sobre su pasado criminal mientras testificaban. “Es por eso que somos los expertos”, dijo. “Pero también tenemos educación y hemos estado trabajando en el campo”.

Harris dijo que ocho de los 10 estudiantes iniciales ahora están trabajando como expertos en pandillas, y un segundo grupo de aprendices — todas mujeres y estudiantes no binarios — se graduará pronto. Después de eso, dijo Harris, ella y Kennedy podrían tomarse un descanso de la enseñanza para concentrarse en la formación de defensores públicos. También pueden emprender litigios para hacer que las listas de expertos como la del Condado de Los Ángeles sean más diversas e inclusivas.

Hasta donde sabe Harris, este es el único programa de este tipo en el país. “Es nuevo, es un proyecto bebé”, dijo. “Pero estamos haciendo correr la voz”.

Gary Thelander, ex fiscal del Condado de Santa Cruz, dijo que el uso de expertos en pandillas por parte de los tribunales con experiencia en cumplimiento de la ley es un claro conflicto de intereses y debe cambiar. “Un oficial activo o incluso el oficial investigador dice que la conclusión de otro oficial es correcta. Por supuesto que no lo va a contradecir”.

Pero Thelander — un abogado defensor penal que ha ejercido en 17 condados de California — también advierte que si los nuevos expertos de la Facultad de Derecho de Loyola  sólo ofrecen servicios a los abogados defensores, los jueces podrían no verlos como imparciales y podrían descalificarlos.

“Sería mejor para ellos poder decirle a un juez: ‘Sí, también he ofrecido mis servicios al fiscal del distrito’. Les daría aún más credibilidad”.

Desde que se graduó, Contreras ha sido contratado para dar presentaciones en las oficinas de defensores públicos de los condados de Los Ángeles y Yolo, y recientemente fue contratado como experto en pandillas para un caso en el Condado de Sacramento.

Pero para él, el trabajo es algo más que ser contratado para testificar. Él y sus compañeros graduados han iniciado un sitio web que describe sus servicios, esfuerzos que se extienden más allá de la sala del tribunal. También brindan capacitación y apoyo a los delincuentes en centros de detención juvenil y prisiones para ayudarlos a tener éxito en la sociedad cuando sean liberados.

“Estamos aquí para ayudar a la gente”, dijo. “Y también para asegurarnos de que los fiscales de distrito se adhieran a la justicia real en lugar de simplemente tratar de ganar un caso”.

Foto principal: Danny Contreras, un experto en pandillas de la corte de la primera clase de la Facultad de Derecho de Loyola. | Foto por Julie Reynolds Martínez

¿Tienes un comentario acerca de este artículo? Envíanos una carta.

APOYA EL PERIODISMO SIN FINES DE LUCRO

Julie Reynolds Martínez

About Julie Reynolds Martínez

Julie Reynolds Martínez is a freelance journalist who has reported for the Center for Investigative Reporting, The Nation, NPR, PBS, the NewsGuild and other outlets. She is a co-founder of Voices of Monterey Bay.