Estudios Étnicos

| Adobe Stock Photo

| FEATURED

Por Ilyne Castellanos

Kasandra Delgado, graduada de la preparatoria Everett Alvarez de Salinas, no había tenido cursos de estudios étnicos disponibles como los tiene ahora en la universidad. Sin embargo, el  currículum de las escuelas han cambiado, y cada año, se diversifican más las materias que se enseñan en las clases.

“Para mí, los estudios étnicos son el estudio de la diversidad”, dijo Delgado. “Es una forma de estudiar las diferencias que hacen que los humanos sean únicos, como la raza, la religión o el estatus de clase social.” Estas diferencias pueden entenderse mejor cuando se discuten en ambientes académicos, y en las clases de estudios étnicos las personas tienen la oportunidad de aprender sobre sí mismos y cómo sus historias se relacionan con su comunidad y país en general.

Muchos estudiantes no han tenido acceso a cursos de estudios étnicos en California. Sin embargo, el 18 de agosto, el gobernador Gavin Newsom promulgó la ley AB 1460 , convirtiendo los estudios étnicos en un requisito de graduación en los campus de la Universidad Estatal de California (CSU por sus siglas en inglés).

Este logro es un paso más en el largo camino hacia la accesibilidad de estudios étnicos.

“Hay 1.7 millones de estudiantes de preparatoria en California”, dijo el supervisor Luis Alejo en inglés. “Y cuando estaba trabajando en mi proyecto de ley hace cinco o seis años, menos del uno por ciento de todos los estudiantes de preparatoria tenían acceso a algún tipo de clase de estudios étnicos”.

Alejo, que representa al Distrito 1 del condado de Monterey, es un ex asambleísta estatal que durante mucho tiempo ha abogado por los estudios étnicos y el impacto que pueden tener en los estudiantes. Mientras servía en la asamblea, Alejo patrocinó AB 2016, un proyecto de ley que desarrollaría un plan de estudios para estudios étnicos dirigidos hacia estudiantes de preparatoria. En el presente, legisladores de California todavía están tratando de expandir estudios étnicos para que sean disponibles para estudiantes en todos los niveles académicos.

Los estudios étnicos son interdisciplinarios y pueden enfocarse en raza, etnia, religión, género y sexualidad a través de diferentes lentes. Historia, política, psicología y literatura son cursos que pueden tener elementos de estudios étnicos. Estos cursos se enfocan en la historia de las personas de color y las comunidades minoritarias en los Estados Unidos.

Para los estudiantes de color, las clases de estudios étnicos han demostrado tener un impacto significativo en su rendimiento académico.

Un estudio de la Universidad de Stanford que siguió a estudiantes de bajo rendimiento en varias escuelas preparatorias de San Francisco encontró que los estudiantes de color que se inscribieron en estudios étnicos lograron mejorar su rendimiento academico. “La asistencia aumentó en 21 puntos porcentuales, el promedio de calificaciones en 1.4 puntos, y los estudiantes en cursos de estudios étnicos que cubren discriminación, estereotipos y movimientos de justicia social obtuvieron 23 créditos más hacia la graduación”, informa The Atlantic.

La naturaleza interdisciplinaria de los estudios étnicos se reflejó en la educación de Delgado en la preparatoria Everett Alvarez. Aunque no tuvo clases de estudios étnicos oficiales, en una de sus clases leyó “Cajas de Cartón” de Francisco Jimenez, una autobiografía que describe la experiencia de Jiménez, un inmigrante que se crió en California.

“Nunca leí un libro que me impactó emocionalmente tanto como lo hizo ‘Cajas de Cartón’ ”, dijo Kasandra. “Cuando leímos ese libro, me fascinó que se estuviera contando la historia de un inmigrante. Me impactó tanto que también quiero contar mi historia de mis experiencias como inmigrante.”

Estudiar historias que suenan familiares hace que la educación sea más inclusiva. Vale la pena contar la historia de todos. No hay mejor manera de validar la experiencia propia como ser inclusivo en la literatura que escuelas y maestros alaban como literatura canónica.

Los orígenes de los estudios étnicos comienzan con estudiantes activistas hace 52 años en el área de la bahía.

En 1968, tras el despido de un querido profesor de la Universidad Estatal de San Francisco que participó en el movimiento contra la guerra de Vietnam y quien sirvió como el ministro de educación del Partido Pantera Negra, los estudiantes de la Unión de Estudiantes Negros y el Frente de Liberación del Tercer Mundo crearon una coalición y se fueron en huelga.

Los huelguistas tenían una lista de 15 demandas. Entre ellas una escuela dedicada específicamente a estudios étnicos en la universidad, y  tasas de admisión más altas para estudiantes de color, que en ese momento representaban solo el 4 por ciento del cuerpo estudiantil.

Hoy en día, las personas de color tienen mayores oportunidades cuando se trata de admisiones universitarias. Hoy en día, la Universidad de California tiene la “clase de primer año más grande y diversa jamás admitida”, según Los Angeles Times. Para muchos estudiantes, los cursos de estudios étnicos representan una oportunidad para aprender sobre diferentes comunidades y cómo han impactado la historia estadounidense, y dónde encaja su cultura respectiva en la historia de este país.

Dolores Huerta, cofundadora de la Unión de Campesinos  y activista de derechos civiles, es otra defensora de la implementación más amplia de los estudios étnicos en California. Recientemente, formó parte de una serie de seminarios web en aulas virtuales donde diferentes invitados discutieron los estudios étnicos y su importancia en la educación. Organizado por el Departamento de Educación de California, el superintendente Tony Thurmond también participó en las conferencias.

“Una de las razones por las que tenemos tantos problemas … en los Estados Unidos es simplemente porque tenemos tanto racismo … mucho del racismo proviene de la ignorancia”, dijo Huerta. Su conferencia, centrada en los estudios Latinxs y Chicanxs, no dejó de resaltar las conexiones entre diferentes personas que hacen que los estudios étnicos sean tan distintos de cursos tradicionales.

Huerta explicó cómo los indígenas estadounidenses y los afroamericanos construyeron los cimientos de Los Estados Unidos, seguidos por inmigrantes de México, Japón, China, Filipinas e India. “Desafortunadamente, eso no se enseña hoy en nuestras escuelas. Y porque no se está enseñando, tenemos mucha gente que de alguna manera piensa que los fundadores que formaron nuestro gobierno, también formaron el país, que son dos cosas distintas.”

Al omitir las historias de poblaciones subrepresentadas, se pierde una oportunidad de comprensión y empatía. Los estudios étnicos no se tratan de borrar la historia, se tratan de ampliar el lente con el cual nos vemos.

Aprender la diversa historia de los Estados Unidos no va a borrar los problemas que enfrentamos hoy, pero honrará esas historias y figuras que fueron silenciadas por los planes de estudio centrados en los blancos. Una vez que algo está grabado en la cabeza de alguien, es difícil de olvidar, razón por la cual los estudios étnicos ayudarán a los estudiantes a recordar a todos, incluso a aquellos que crecieron de manera diferente.

Departamento de Educación de California Estudios Étnicos Serie de Aulas Virtuales (Facebook)

Estudios Afroamericanos Estudios 

Indígenas Americanos Estudios

Chicanos y Latinos Estudios

Asiáticos Americanos

¿Tienes un comentario acerca de este artículo? Envíanos una carta.

APOYA EL PERIODISMO SIN FINES DE LUCRO

Ilyne Junuén Castellanos

About Ilyne Junuén Castellanos

Ilyne Junuén Castellanos is a graduate of Everett Alvarez High School in Salinas and is pursuing a double major in political science and Spanish at Hartnell College.