Empollando ingenieros El Nido Digital crea un ambiente propicio para que los jóvenes encuentren carreras en el Valle del Silicio

Francisco Godinez edita una entrevista con un sobreviviente del Holocausto en el Nido Digital. | David Royal

Por Kathryn McKenzie
Fotos por David Royal
Traducción: Centro Comunitario de Información

Jacob Martínez recuerda claramente cómo nació su organización sin fines de lucro, el Nido Digital (Digital Nest). Era un viernes en octubre de 2013 y se paseaba por el mercado de agricultores en el centro de Watsonville cuando vio a una mujer joven sentada frente a un edificio, escribiendo en su computadora portátil.

Era una noche fría y él se preguntaba por qué estaba sentada afuera, así que Martínez fue a hablar con ella. Le respondió que estaba tomando una clase en el colegio Cabrillo, y que estaba sentada afuera de sus instalaciones en Watsonville para poder usar la conexión Wi-Fi gratuita.

“Ella no tenía Internet en casa y no tenía dinero para ir a Starbucks, y la biblioteca estaba cerrada”, recordó Martínez. “Y me hizo darme cuenta de que hay todos estos jóvenes brillantes que no tiene acceso a la Internet”.

Martínez, quien ya había estado trabajando en una organización que buscaba incrementar la presencia de minorías en empresas de alta tecnología, se puso a pensar en el asunto. Luego se le ocurrió un plan intrigante: crear un espacio seguro para los jóvenes donde puedan explorar el mundo de la tecnología y sus múltiples posibilidades para el futuro.

Ese fue el comienzo del Nido Digital, que comenzó en 2014 en Watsonville, y hace dos años se expandió a la Biblioteca César Chávez de Salinas. Martínez, el director ejecutivo del Nido, está tratando de ampliarlo aún más: “Tenemos aspiraciones de crecer en otras comunidades”.

Más allá de lo que el Nido puede hacer por estos estudiantes es lo que puede hacer por la industria de la tecnología en general, que ha sido criticada durante mucho tiempo por su falta de diversidad. Parte del problema simplemente es el acceso, no sólo a Internet y a computadoras confiables, sino también a la educación.

Aunque ahora hay más clases de informática disponibles para los estudiantes de K-12 en todo el país, los estudiantes de color tienen menos probabilidades de tener estos recursos, informó Wired el año pasado. Wired también señaló que “también están en desventaja fuera del aula. Dos tercios de los estudiantes blancos informaron que usaban computadoras en casa, mientras que solo la mitad de los estudiantes negros e hispanos lo hacen “.

Gracias a subvenciones, asociaciones comunitarias y donaciones, todos los servicios de NEST son gratuitos para sus miembros. Ahora hay unos 2,200 miembros del Nido, con aproximadamente 1,000 activos, desde la escuela secundaria hasta los 24 años.

Entra en el Nido de Watsonville y la sala principal está poblada por adolescentes y veinteañeros en computadoras portátiles, algunas atados a sus audífonos, haciendo tareas, viendo videos o navegando por la web. Parece la sala de estar grande de alguien, o una sala común en un dormitorio, con bancos, sillas resistentes y almohadas coloridas. Los tableros de anuncios contienen información sobre empleos y becas; un cuadro titulado “Muro de la fama” contiene fotos de miembros que han seguido una variedad de carreras.

Una cocina adyacente está equipada con bocadillos saludables, y otra oficina ofrece computadoras portátiles y otros equipos de tecnología de punta que se pueden revisar según lo necesiten los estudiantes. Carlos Torres, de 21 años, dijo que estaba allí para devolver una tarjeta SD que había tomado prestada para usar en su nueva cámara.

Otra área es bizzNEST, donde los jóvenes crean sitios web, videos y diseños gráficos para clientes que pagan, y también reciben un pago por su trabajo. Arriba, aulas, salas de reuniones y un estudio de producción digital para video, música y podcasts ofrecen una variedad de clases y centros de proyectos. Durante las horas pico en el Nido, cada habitación se llena.

“Nadie está aquí para pasar el tiempo”, dijo Martínez.

Para Mayra Ruiz-Valtierra, encontrar el Nido fue lo mejor que le pudo haber pasado. Ella había estado viviendo en Oklahoma con su madre, pero deseaba regresar a Watsonville después de completar sus carrera de dos años en artes de diseño gráfico. Se regresó, pero como no tenía ninguna experiencia laboral en su campo, terminó trabajando en Yogurtland.

“Estaba buscando amigos y un trabajo”, dijo Ruiz-Valtierra, de 26 años, y ahora ella tiene ambos. El hecho de poder pasar el rato en el Nido le dio un sentido de comunidad que le había resultado difícil encontrar. “Al crecer, mi madre tuvo que mudarse mucho por trabajo”.

Ahora, después de trabajar como voluntaria en varias áreas, ha pasado a trabajar en el Nido Empresarial donde diseña logotipos y realiza otros proyectos de diseño gráfico para clientes, que dice que le han ayudado a adquirir experiencia en el mundo real sobre cómo tratar con los clientes y lidiar con la crítica. Los clientes del Nido Empresarial van desde Martinelli hasta American Express, así como distritos escolares locales y empresas.

Carlos Torres llegó al Nido como resultado natural de su interés de toda la vida en las computadoras. La organización le ha dado oportunidad de desarrollar sus habilidades tomando clases y descubriendo más sobre oportunidades de negocios. Ahora asiste a Cabrillo College y espera un trabajo en ventas agrícolas.

Lo que Martínez espera hacer es conectar a los jóvenes brillantes con trabajos tecnológicos bien remunerados, ya que hay una demanda constante de empleados calificados en Silicon Valley, a solo 60 millas de Watsonville, así como en otras comunidades que necesitan de todo, desde gerentes de redes sociales hasta experiencia en informática.

Pero no es fácil en ciudades como Watsonville y Salinas para que los jóvenes se den cuenta de las oportunidades que existen y se pongan en camino hacia las carreras digitales.

“Lo que Watsonville y Salinas tienen en común es que son comunidades rurales, agrícolas que cuentan con pocos recursos, con grandes poblaciones jóvenes llenas de creatividad, entusiasmo y energía”, dijo Martínez.

Lo que estos jóvenes no tienen, dijo, son las conexiones que pueden allanar su camino hacia universidades de cuatro años y trabajos administrativos. Muchos provienen de familias de clase trabajadora o de trabajadores agrícolas que no tienen experiencia con este mundo.

Los objetivos del Nido Digital son muchos. En primer lugar, es un espacio seguro para los jóvenes, y les da algo que hacer y un lugar para estar. Asimismo, es un lugar de aprendizaje. Y también es una conducto para trabajos en compañías que necesitan empleados talentosos y expertos en tecnología.

Eso es lo que espera Marisa Upson, una estudiante que comenzó apenas su primer año en el Colegio Cabrillo. A sus 18 años, Upson ha estado involucrado con el Nido durante varios años, y ahora ayuda a dirigir sus eventos y asesora a estudiantes más jóvenes.

“Estaba un poco perdido cuando vine aquí”, dijo Upson, sin una idea firme de qué dirección tomar después de la preparatoria. Ahora, ella está decidida a tener una carrera en administración de proyectos y coordinación de eventos: “Esto me hizo darme cuenta de lo que quiero hacer y me encanta”.

Las clases y los talleres en el Nido abarcan desde la codificación hasta la ciberseguridad y la resolución de problemas bajo presión; también hay proyectos grupales, como el grupo de cineastas que este año debutó en el reciente Festival de Cine de Watsonville. También se planean reuniones periódicas, actividades y eventos especiales, y los viajes de campo han llevado a los estudiantes a visitar Facebook, Google y empresas de tecnología en Santa Cruz.

Idealmente, a Martínez le gustaría que las compañías locales contraten a los miembros del club, dándoles la oportunidad de quedarse cerca de casa, en lugar de ir al Valle del Silicio u otras ciudades tecnológicas más lejanas. “Tienen proximidad a las oportunidades de empleo”, dijo. “De esa manera, el dinero (que ganan) se queda en sus comunidades”.

Con este fin, los reclutadores de empleo y los estudiantes se reunieron el otoño pasado en la primera conferencia “El Vuelo del Nido,” una oportunidad para que las empresas del Valle del Silicio y las empresas locales descubran la riqueza de talento local que podría ser contratada. Más de 300 jóvenes escucharon oradores y se reunieron con mentores.

“Como empleador local, fue una excelente oportunidad para interactuar con estudiantes talentosos interesados ​​en desarrollar una carrera aquí en esta área”, dijo Nishan Moutafian, gerente de distrito de Driscoll’s, el principal productor de bayas.

Uno de los miembros del Nido que ya se acomodó con una carrera es Alex Chávez, quien ya ha sido contratado como ingeniero de software en Buoy Labs en Santa Cruz aún cuando apenas está terminando su licenciatura en ingeniería de computación la Universidad Estatal de San José. Obtuvo el trabajo a través del Nido, al que también reconoce por ayudarlo a desarrollar las habilidades que los empleadores buscan en los posibles candidatos.

“Cuando llegó el momento, sentí que estaba más que listo para dar el siguiente paso y tener éxito en mi trabajo”, dijo el residente de Watsonville, de 23 años.

“Desde que era un niño, sabía que quería ser ingeniero. Estar en el Nido acaba de confirmar mi pasión por esta carrera, porque pudieron conectarme con ingenieros de la industria que me brindaron excelentes consejos y pude ver qué era un día típico para los ingenieros, lo que me encantó. ”

Para más información sobre el Nido Digital y sus programas, visite digitalnest.org.

¿Tienes un comentario acerca de este artículo? Envíanos una carta.

APOYA EL PERIODISMO SIN FINES DE LUCRO

Kathryn McKenzie

About Kathryn McKenzie

Kathryn McKenzie grew up in Santa Cruz, worked for the Monterey Herald for 10 years, and now freelances for a variety of publications and websites.